Las mujeres que me gustan

Me gustan las mujeres que no leerán esto porque no les interesa lo que un hombre opine sobre ellas. Me gustan las mujeres que sí lo leerán porque son curiosas, inquietas y abiertas…

Me gustan las mujeres complicadas; las mujeres que me confrontan y cuestionan; las que no se callan lo que no les parece. Las mujeres así te ayudan a ser mejor porque hacen que tengas que pensar dos veces lo que piensas y refinar constantemente cómo actúas.

Me gustan las mujeres de conciencia limpia y sexo sucio. Esas mujeres que actúan de acuerdo a su voluntad y por lo tanto no cargan con culpas y remordimientos.  Las mujeres con iniciativa, atrevidas, creativas e indisciplinadas. Las que la pasan bien cuando se portan mal. Me gustan las mujeres juguetonas, que te seducen con todo y sus palabras, gestos, cuerpo, ropa e inteligencia.

Me gustan las mujeres que persiguen su libertad. Las que no se cohíbe de hacer lo que quiere por cumplir con lo que el mundo les exige; las chicas que tampoco sienten culpa cuando hacen lo que quieren. Las mujeres que que buscan liberar su actuar y su conciencia son como diosas; esas son las que te conectan con tu grandeza y  te muestran un horizonte de posibilidades que tu mente aún no concibe.

Las que hacen lo que quieren y rechazan lo que no quieren. Que son claras cuando quieren decir sí y cuando quieren decir no. Las que no prometen más de lo que están dispuestas a dar.

Sólo puedo confiar en las mujeres que ponen su propio cuidado por encima del mío. Pues sólo las que se aman a sí mismas pueden compartir un amor sano. Una chica que se cuida a sí misma, sabe cuidar a quien la acompaña.

Las mujeres que esperan ser salvadas son tu perdición; recuerda que todo redentor termina crucificado y todo héroe martirizado. Nadie puede darle a nadie el amor que no tiene por sí mismo.

Me gustan las mujeres que cuidan su aspecto porque se quieren y no porque busquen aprobación o cariño a través de su físico; esas que tienen su propio criterio de lo que es verse guapas. Mujeres así expanden tu noción de lo que es la belleza… te enseñan que la sensualidad tiene que ver más con el movimiento que con la figura.

Me gustan las mujeres que bailan rico porque disfrutan bailar y lo hacen con la música y su cuerpo, no las que lo hacen para aparentar sensualidad.

Amo a las mujeres que aman estar solas, las que conocen sus gustos, sus pasiones y miedos. Las que hablan bien de sí mismas y no se insultan. Cada minuto con chicas así es un regalo, porque perfectamente podrían estar solas pero eligieron compartir ese momento contigo; no te usan para llenar vacíos.

Me gustan las mujeres que se valoran y no humillan a nadie con su grandeza. Ellas son las que saben pedir perdón cuando fallan, las que saben valorar lo que eres porque se valoran a si mismas.

Una mujer que no se respeta a sí misma nunca te va a respetar de verdad.

Me gustan las mujeres que tienen sus reglas claras. Las mujeres así no te traicionan porque no necesitan prometer nada que no vayan a cumplir.

No me gustan las mujeres complacientes; una mujer que cede a tus caprichos te hace mal porque te vuelve dependiente e infantil, una chica que te complace en todo y se sacrifica por ti es una chica infeliz y las mujeres infelices te amargan la vida y te secan el alma. ¿Ves?

Yo prefiero las que se solidarizan con mis intereses y que me invitan a compartir compartir los suyos.

Me gustan las mujeres con buen apetito; las que -si se les antoja- sacan comida de mi plato o ponen su mano entre mi pantalón.

Me gustan las mujeres que se tocan y exploran su sexualidad… con una mujer que conoce su propio placer podrás surcar un océano de gozo. Me gustan las mujeres que se comunican en la cama;  las que te devoran, las que te dicen por acá sí, por acá no… por acá otra vez.

Las que te dicen hola cuando te encuentran simpático y adiós cuando te pones idiota. Las mujeres exigentes, las que saben detenerte cuando lo estás arruinando. Las que demandan orgasmos, respeto, conversaciones, afecto y diversión; son esas las que te hacen crecer como amante y persona.

Me gustan las mujeres valientes que se atreven a viajar solas y a enamorarse; las que son fieles a sí mismas. Las que saben ser amigas y hermanas de otras mujeres pues son ellas las que más desarrollan el poder femenino… y compartir con una mujer poderosa multiplica tu propio poder.

Me gustan las mujeres que gimen sin pudor, las que lloran, se enojan y ríen con ganas… las que comparten contigo sus miedos y sueños.

Las lunáticas, brujas y guerreras que al mostrarte tu propia vulnerabilidad y ceguera te permiten conectarte con tu fortaleza y lucidez.

Me gustan las mujeres que se entregan enteras sin dejarse poseer.

 

 

Anuncios